Última Hora
Inicio » Actualidad » Nacional » Cómo los Scouts le Dieron Vida a una Casa “Okupa”
Cómo los Scouts le Dieron Vida a una Casa “Okupa”

Cómo los Scouts le Dieron Vida a una Casa “Okupa”

A pesar de que por fuera parece abandonado, este inmueble -que fue habitado ilegalmente hasta 2011- está “resucitando” desde dentro. Ministro de Bienes Nacionales aplaude la labor de los nuevos inquilinos.

 Síguenos en Twitter@DiarioReporte

 “La casa estaba con muy pocos puntos de energía eléctrica, sin agua en los baños, con ventanas y puertas destruidas, y con mucha basura que hacía insalubre su uso. Es por eso que los primeros esfuerzos se destinaron a la limpieza y habilitación de los servicios básicos”.

El relato de Paul Finch , director de desarrollo institucional de «Guías y Scouts de Chile», retraa el estado en que la organización encontró la casona de avenida República 97 -a una cuadra de la Alameda-, cuando en diciembre de 2011 se hicieron cargo del inmueble, luego de haberlo recibido en comodato por 15 años, de manos del Ministerio de Bienes Nacionales.

Según cuenta, el piso de parquet tenía una capa de sarro de tres centímetros, había orina y excremento en buena parte de las habitaciones, basura “hasta en los techos”, una “cantidad absurda” de botellas de alcohol (¡más de mil!) y los cables eléctricos habían sido arrancados… para venderlos.

Este estado era el resultado de cinco años de abandono y vandalismo. Los últimos inquilinos de la casona habían sido un grupo de ‘okupas’ que habían instalado ahí un “centro cultural”, y que fueron desalojados por Carabineros en agosto de 2011.

De esa fecha y hasta hoy la recuperación de la casa ha sido hecha a pulso: “Hemos trabajado sólo con nuestros voluntarios. Por ejemplo, hay arquitectos que hicieron levantamientos de planos, un electricista que viajaba desde Coquimbo los fines de semana para restaurar la red eléctrica, y más de 200 jóvenes que se encargaron de la limpieza”, explica Finch.

De hecho, y para evitar que los “okupa” se tomaran de nuevo el recinto, durante varios meses hubo scouts que durmieron ahí, haciendo guardia.

Hoy, el trabajo de restauración se realiza “de adentro hacia fuera”. Primero, se limpió y despejó la basura que existía. Durante 3 meses, cuenta Finch, se hicieron turnos para “virutillar” los pisos y pulir maderas nobles.

Ya van $55 millones

Hasta el momento se han recuperado las 6 habitaciones del primer piso, las 2 cajas de escaleras, y el segundo piso completo, lo que significó instalar 260 metros cuadrados de piso flotante, ventanas de aluminio, tabiquería nueva, habilitar baños y red eléctrica, e instalar una nueva red telefónica y de computación.

En total se han invertido $55 millones en los trabajos. La idea es convertir la vivienda en la sede nacional de los scouts.

Todavía, sin embargo, queda mucho por hacer. Según la organización, en sus planes está habilitar una biblioteca, el salón principal, los 4 patios de luz interior y restaurar el acceso de la casona.

Todo, por cierto, además de la fachada, que se encuentra en un lamentable estado, sucia y cubierta por rayados.

¿Plazos?

Los scouts calculan que durante el próximo año se terminará con los trabajos.

Las autoridades están contentas por el trabajo que han hecho los jóvenes con la casa. El ministro de Bienes Nacionales, Rodrigo Pérez , asegura que “ha sido muy satisfactorio ver como este inmueble, ubicado en una zona de alto valor patrimonial, ha sido recuperado gracias a la gestión responsable de los Scout de Chile”

“Cada uno de los salones de este inmenso palacio fue limpiado cuidadosamente por decenas de voluntarios comprometidos. Hoy vemos como el patrimonio de todos cobra vida y además presta un tremendo servicio a la comunidad, lo que nos llena de orgullo”, apuntó el ministro.

Funcionó como Jardín Infantil

Poco saben los scouts de la historia que posee la casona.

Lo que sí saben es que durante los años 70 se instaló una oficina de bienestar de la Dirección de Alcantarillados del Ministerio de Obras Públicas. Luego, con el paso del tiempo, se instaló un jardín infantil para los funcionarios del organismo, el que funcionó hasta el año 2006.

Desde entonces la casa fue utilizada de manera informal como un “centro cultural abierto” y luego fue ilegalmente ocupada por un grupo de jóvenes.

Vía La Segunda

Servicio Técnico Computación y Telefonia

Deja un Comentario