Última Hora
Inicio » Opinion » La Columna » Nuestra Región Necesita una Universidad Pública
Nuestra Región Necesita una Universidad Pública

Nuestra Región Necesita una Universidad Pública

 Síguenos en Twitter@DiarioReporte 

 La región de O’Higgins posee una de las minas de cobre más grande del mundo, numerosas viñas que producen vinos de calidad mundial y una extendida actividad agroindustrial. Pese a esto, aun no contamos con una universidad propia, una necesidad que en cualquier sociedad moderna puede considerarse básica y decisiva para su desarrollo económico, social y cultural. Esfuerzos realizados, como las universidades Leonardo da Vinci o de Rancagua no constituyeron iniciativas con vocación pública, o bien, como en el caso de Universidad de Valparaíso en Rengo, no tuvieron su génesis en la región. Sus inversiones no fueron planificadas adecuadamente, generando un derroche de recursos que no podía producir más que fracasos. Hoy nos encontramos con sedes universitarias disgregadas en varios puntos de la región, pero ninguna tiene la capacidad de vincularse con la comunidad ni de convertirse en un polo de desarrollo educativo.

Rancagua y nuestra región necesitan una universidad pública y de calidad, un proyecto de educación superior que contemple la impartición de aquellas carreras de mayor interés para nuestro desarrollo social, científico y económico (en las áreas de medicina, educación, agroindustria, minería, medio ambiente y energías renovables); que mantenga centros de investigación con programas científicos avanzados y centros de extensión cultural distribuidos en las comunas; y al que se asocien institutos de formación técnica, dedicados al potencial productivo de la región así como medios de comunicación que permitan la discusión de las problemáticas regionales y la expresión del patrimonio, el arte y la cultura local. Los recursos estatales y de las empresas asentadas en la región hacen de este proyecto una alternativa viable. Así por ejemplo, con sólo el 2,3% de las ganancias de El Teniente (1.500 millones de dólares) se puede financiar un gasto anual para 4.000 alumnos.

La ciudadanía debe entender que  necesitamos de una universidad que se vincule directamente con el territorio y sus habitantes. Las respuestas de las autoridades políticas no han sido capaces de concretar ningún proyecto con visión pública, por lo que tampoco sus repetidas promesas auguran un buen resultado. Por esto, la organización y la movilización de la comunidad regional son claves para lograr este trascendental objetivo.

Ariel Sepulveda Díaz, Profesor

___________________________________________________________________________

Las opiniones de esta sección, no representan necesariamente el pensamiento de © Reporte Urbano, creemos en la tolerancia y en la diversidad de la información

Servicio Técnico Computación y Telefonia

Deja un Comentario