Última Hora
Inicio » Cultura & Pop » Cartelera Urbana » Jaime Fredes, Rumberos del ‘900: “La Música ha Sido Nuestro Ayer, Presente y Futuro Hasta Donde Dios Diga” [Entrevista]
Jaime Fredes, Rumberos del ‘900: “La Música ha Sido Nuestro Ayer, Presente y Futuro Hasta Donde Dios Diga” [Entrevista]

Jaime Fredes, Rumberos del ‘900: “La Música ha Sido Nuestro Ayer, Presente y Futuro Hasta Donde Dios Diga” [Entrevista]

El director de “Los Rumberos del ‘900”, Jaime Fredes  destacado trombonista de la Universal Orchesta dirigida por Juan Azúa y de diversas orquestas televisivas de los años ’80. Hoy nos hace un repaso por la historia de la agrupación que dirige, nos habla de la bohemia santiaguina de los años ’50 y nos cuenta acerca del show que presentaran en nuestro teatro.

¿Cómo nacen los Rumberos del 900 y como han logrado mantenerse unidos durante estos años?

Los Rumberos del 900 nacen por allá en 1995, fecha en que los músicos que ya están pasando una cierta edad se encontraban con poco trabajo y decidieron juntarse para conversar un poco sus experiencias y contactos, ahí empezaron a llevar sus instrumentos y a tocar lo que siempre habían tocado, un repertorio que incluía el de las grandes orquesta de los años 50: la Huambaly, los Peniques, Ritmo y Juventud, etc. Así se dieron los primeros pasos con respecto a la Orquesta en sí, que después se les denominó “Rumberos del 900”.

Se ha mantenido con el paso de los años debido a que siempre ha habido personas que han liderado esto y han permitido trabajar música e irla actualizando y rescatando este patrimonio musical que ha ido creando el legado vivo de esta historia que nosotros contamos de los años 50 de las grandes orquestas de baile. Se ha ido manteniendo un trabajo constante en estar siempre renovando la música, el vestuario y la infraestructura para poder funcionar. Desde el año 2000, aproximadamente, ha sido un trabajo más fuerte para masificar y mostrar esta historia a la gente joven y no solo a la gente que vivió esta época; y así ha venido creciendo para instalarse como una historia que no puede perderse; la historia de la calidad musical que hubo en los años 50, de la variedad de ritmo que se construyó en esa época.

¿Cuán distinta era la bohemia de los años 50 y 60 en comparación con la actual vida nocturna?

Las diferencias son tremendas; en la bohemia de los años 50-60  la vida nocturna era muy prolifera,  la gente no sólo salía a bailar también había mucho local nocturno donde se reunían los poetas, los escritores, los pintores y los políticos, la noche tenía más cultura, se hablaba de todo tipo de temas, no sólo era reírse o un simple momento de diversión alrededor de un trago y de buena música, como ocurre ahora, sino que también habían temas de debate de otra índole. Además habían locales nocturnos con grandes orquestas de 10 ó 12 músicos, es decir, el trabajo musical era mucho más interesante que el actual. El trabajo para los músicos era mucho mejor, había donde elegir, donde  competir, había un movimiento muy fuerte en relación a los locales y las orquestas, casi todos tenían orquestas en vivo. Es muy lamentable la realidad de hoy, con locales con dos o tres músicos que, con secuencias de música pre-grabada, han desplazado a todas estas grandes orquestas en beneficio del negocio y no privilegiando la cultura y el desarrollo musical de los músicos chilenos. La bohemia de los años 50 es muy diferente en calidad y en cultura de la que se vive ahora.

La música tropical está compuesta por muchísimos ritmos: Rumba, Mambo, Chachachá, Salsa, guaracha, bolero, etc. ¿Por qué creen ustedes que en Chile, por mucho tiempo, sólo se relacionó la música tropical con la Cumbia?

Pienso que, hablando socialmente, el periodo que vivimos en los años 70 a los 80 fue un periodo difícil culturalmente hablando, se estancó todo por situaciones que todos conocen y hubo un apagón respecto a la música popular chilena y lo que quedó instalado más fuerte, en cuanto a diversión bailable, fue la cumbia. En los años 60 llego aquí Amparito Jiménez, Luisín Landáez y trajeron esta cumbia colombiana tan bonita, sabrosa y exquisita en armonía y en letras, se adaptó a su forma “chilensis” con un trabajo que hizo la Sonora Palacios y todas las sonoras de esa época. Fue desplazando a ritmos tan importantes en los años 50 como el mambo, el bolero, el chachachá, la guaracha, el son, que eran parte de la diversión nocturna de la época. Te das cuenta que ahora es más comercial la cumbia, pero cuando yo toco mambo con mi orquesta la reacción de la gente es muy buena, pero el marketing ha hecho que la cumbia se instale con mas potencia en estos tiempos.

¿Cómo ven reflejada su herencia musical en las nuevas agrupaciones que han re-impulsado la música tropical en chile,  tales como “Chico Trujillo”, “JuanaFé”, “Tomo como Rey”, entre otros?

Claro se refleja, por ejemplo en el repertorio, tú sabes que “Chico Trujillo” a tomado las cumbias de Luisín Landáez…eso es como el legado que quedó pero que se esta tomando con los cambios propios de las generación, ya que los arreglos son mas básicos, las agrupaciones son mas chicas, tienen pocos recursos de bronces; por ejemplo, lo que hacen las orquestas son 3 de viento (trompeta, saxo y trombón), nosotros tenemos 3 saxo, 3 trompetas y en este caso el Teatro Regional de Rancagua incluimos 2 trombones porque la sonoridad que primó en esa época fue una sonoridad muy musical. El año 52 vino a Chile Pérez Prado, su venida fue el impulso definitivo para la proliferación de grandes orquestas en Chille. Ahora las grandes orquestas básicamente están reducidas a 8 y 10 músicos…yo creo, eso sí, que los cabros logran tomar lo antiguo y ponerle a ello su sello más moderno.

Las orquestas tropicales se han caracterizado por estar integradas principalmente por hombres…¿Cómo ha sido la integración de mujeres como Ximena Duque y Marcela Cardemil en Los Rumberos?

Esto nace solamente de la capacidad de cada persona, nosotros nos dimos cuenta que Ximena es un gran aporte, musical y escénico, por lo que encontramos su trabajo maravilloso; entonces, primero ella se ha ganado su espacio por mérito propio, de su capacidad vocal, no se le ha hecho ningún favor en tenerla y segundo porque con el pasar del tiempo nos hemos dado cuenta que también las mismas capacidad las pueden tener las mujeres, de hecho estamos pensando en incluir más mujeres en el proyecto. Con respecto a Marcela, un día necesitábamos percusionista y se dio la posibilidad que nos la recomendasen, ella se presentó y trabajó con nosotros de inmediato; ha sido muy agradable trabajar con ella, hay un respeto muy grande y ha sido muy amena la convivencia con ellas, así que estamos encantados de contar con mujeres en nuestra orquesta.

Buena Vista Social Club

En la década del 90, deslumbró la escena musical la aparición de “Buena Vista Social Club”…es imposible no hacer el paralelo con ustedes…¿Cree que ha faltado el suficiente reconocimiento del mundo artístico a este extraordinario esfuerzo que ha sido la formación de Los Rumberos, como sí lo obtuvo la agrupación cubana?

Yo en lo personal me siento muy honrado cuando se nos nombra y se nos quiere relacionar o hacer un paralelo con Buena Vista Social Club, sin duda el Buena Vista Social Club fue un proyecto maravilloso que triunfo en el mundo entero. Al principio también nosotros tuvimos, hace unos años atrás, una orquesta integrada casi toda por adultos mayores, pero con el pasar del tiempo lamentablemente algunos ya han partido, otros se han enfermado y hemos tenido que buscar reemplazos y en ese sentido es difícil esa comparación.

En términos culturales, Chile es un país que le cuesta reconocer a sus artistas; tú ves ahí la realidad de Antonio Prieto, un artista que murió hace un par de años y se fue sin el reconocimiento de divo que merecía, el mismo Lucho Gatica, que aún vive…artistas tan grandes que son mundiales. Sin embargo uno ve y se compara con la realidad del Buena Vista Social Club y dice que es difícil que esto se pueda producir, es difícil que la cultura chilena tome este proyecto y lo haga como suyo propio y lo realce y lo muestre; entonces nos adaptamos a esto y tratamos de mirar la realidad y no vivir pensando en lo que podría ser. Somos felices haciendo lo que nos gusta, moriremos en esto porque fue nuestra vida; la música ha sido nuestro ayer, nuestro presente y nuestro futuro hasta donde Dios diga. Así que es válida la comparación, nos sentimos honrados, pero también sabemos que la realidad es muy diferente. En el proyecto Buena Vista Social Club tuvo que haber inversión, vino un visionario extranjero y tomó a estos músicos cubanos que estaban en extinción, cada uno en su casa, que ya no trabajaban ni tenían esperanza de aquello e invirtió en ellos, que es lo que no se hace en Chile, acá no hay gente que tome proyectos o que invierta, entonces todo es muy difícil respecto a la cultura y en relación al reconocimiento de los artistas chilenos…pero bueno, estamos en la lucha y seguiremos.

Ustedes son un verdadero Patrimonio de la Música Chilena. ¿Han pensado plasmarlo en un Disco o DVD?

Nosotros ya grabamos un CD que está en proceso de mezcla y masterización, además queremos incluir este concierto (el que realizaremos en Rancagua). A mí se me ocurrió visitar el teatro hace unas semanas atrás y quedé encantado; estoy muy feliz de que Chile se esté expandiendo en lo cultural. En el sentido de infraestructura, un teatro como el que tiene Rancagua es un lujo y quiero aprovechar esta instancia; se han hecho todos los esfuerzos en la orquesta para ensayar, preparar un show con ballet, también vamos con el maestro Valentín Trujillo; además el teatro está dando las posibilidades de poder trabajar este próximo sábado en un concierto de primer nivel, y esperamos que la concurrencia sea muy buena para que quede registrado y sea quizás un referente en el futuro.

Como invitado especial está Valentín Trujillo. Cuénteme de ésta cooperación que existe entre ustedes.

Es una cooperación muy profunda, Valentín Trujillo es un referente indiscutido en Chile. El maestro Valentín Trujillo tiene una presencia permanente en la música popular chilena desde mediados del siglo XX hasta hoy; su trabajo es completo, va desde la composición de temas originales, los arreglos para discos y conciertos. Imagínate que desde el año 57 en adelante ha participado en los principales movimientos que han surgido en la música popular, como la nueva ola, la vieja ola y ha acompañado a grandes figuras. Entre todo ese bagaje artístico musical que ha tenido Valentín Trujillo, también nos hemos encontrado en el paso de los años; yo lo ultimo que hice con Valentín Trujillo en televisión fue hace unos años atrás cuando había un programa que se llamaba “El Baile en TVN”, él era el pianista de la orquesta, yo era trombonista. Siempre nos hemos venido encontrando en diferentes trabajos y hay músicos en la orquesta que lo conocen prácticamente desde sus inicios en la música; entonces todo eso se ha podido juntar en el escenario. Además Valentín tiene una disposición tremenda para trabajar con nosotros, nunca hemos tenido un retraso, un problema, siempre dispuesto a cualquier exigencia, siempre dispuesto  a cualquier necesidad de movimiento dentro del escenario o compartir con el público; ha sido maravilloso, porque él es un músico leyenda viva de este país y lo rico, lo agradable, lo bueno es que lo tenemos en nuestros conciertos para que nos hable un poco de la historia que nosotros vamos contando.

¿Nos puede dar un adelanto de lo que va ha ser la presentación del sábado?

Va a ser como una recreación escénica y musical de lo que fue los años 50, tenemos pensado mostrar el mambo con un cuerpo de baile; Pérez Prado para mi fue relevante en la historia de la música popular chilena, fue relevante en venir a Chile y dar el impulso definitivo a las grandes orquestas. Haremos un recorrido musical, pasaremos por el mambo, por el chachachá, también llegaremos a la cumbia cercana a los años 60; además haremos un homenaje a Lucho Gatica que fue unos de los mayores boleristas que han existido. Queremos que la gente participe, que tenga una hora y media de espectáculo donde pueda la música ejercer en ellos una influencia de alegría, de diversión, de reencontrarse emotivamente con la sonoridad de lo que ellos bailaron en su época y que los jóvenes que asistan a este concierto también vean con que tipo de música se divertían sus padres; entonces la idea apunta a la familia y con todo lo que acontecía musicalmente en los años 50. Esto es el principio y hemos incluido también algo de Glenn Müller, porque creemos que el swing que se escuchaba también fue parte importante dentro del abanico de repertorio y de estilos musicales que habían. Así que muy entretenido, muy ágil, tendremos un concierto bonito lleno de emociones, lleno de ingredientes que te aseguran una velada musical maravillosa.

  • Antes de terminar la entrevista, Jaime Fredes nos mencionó, en relación a la muerte el año pasado de Iván Díaz, bongocero de “Los Caribe”, de las vedette del “Bim Bam Bum”, integrante de Los Rumberos: “Los primeros bongós se los hizo el a mano, quizás con que madera, quizás que parche usó. Lo que demuestra lo que desarrollaron los músicos con su creatividad, con su ingenio y con el don que Dios le dio. Los músicos de esa época eran músicos del alma de la tierra chilena. Espero que esto sirva a los músicos nuevos, que se inspiren en levantar proyectos culturales y musicales a la vez que les permita vivir…este camino quizás es difícil, pero también es altamente satisfactorio, profundo y humano”.
Servicio Técnico Computación y Telefonia

Deja un Comentario