Última Hora
Inicio » Actualidad » Internacional » Trump y Separación de Familias en Inmigración; Disuasión o Violación a DDHH
Trump y Separación de Familias en Inmigración; Disuasión o Violación a DDHH

Trump y Separación de Familias en Inmigración; Disuasión o Violación a DDHH

Esta semana, la administración Trump ha sido blanco de críticas por separar a las familias migrantes, incluidas las que solicitan asilo, en la frontera. El presidente ha dicho que firmará una orden ejecutiva para parar la práctica, mientras que los republicanos estudian reforma inmigratoria que dicen también pondrían un fin a la controversial política.

Síguenos en Twitter@DiarioReporte

Los expertos de la Universidad de Michigan comentaron los hechos.

Margo Schlanger, profesora de derecho, es una autoridad líder en cuestiones de derechos civiles y se desempeñó como oficial de derechos civiles y libertades civiles en el Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. En un artículo de opinión en el Washington Post publicado esta semana, Schlanger aclaró la política que está siendo implementada en la frontera.

“La administración ha ofrecido una serie de explicaciones para las separaciones, pero los funcionarios continúan volviendo a un tema común: que esta política está diseñada para desalentar a los padres -que buscan desesperadamente seguridad de la persecución y peligro- de traer a sus hijos a los Estados Unidos. En otras palabras, esta política está diseñada para ser punitiva.”

Vivek Sankaran, profesor clínico de derecho, dirige la Clínica de Derecho de Defensa del Niño y la Clínica de Apelación del Bienestar del Niño. En una reciente publicación de opinión publicada por Detroit Free Press, Sankaran analiza cómo las leyes federales y estatales actuales sólo permiten al gobierno separar a los niños de sus padres en casos extremos cuando la seguridad de los niños está en peligro. Sin embargo, dice, los niños inmigrantes no están siendo protegidos al mismo nivel.

“Esta nación siempre ha servido como un faro moral para el resto del mundo. Pero nuestro tratamiento de estos niños, que no han hecho nada malo más que acompañar a sus padres en busca de una vida mejor, es una desgracia que se refleja en todos nosotros”, dijo.

Ann Lin, profesora asociada en la Escuela de Política Pública de Ford, tiene un amplio conocimiento de políticas y reforma de inmigración.

“Lo que está haciendo la administración de Trump no es disuasión y no es monitoreo. Es simplemente la violación de los derechos humanos para publicidad, para crear una imagen de “dureza”.

“La violencia dirigida contra inocentes para hacer una declaración política o para lograr un fin político se llama terrorismo. Eso es lo que está haciendo la administración cuando dice que está desgarrando a las familias para que el Congreso apruebe una ley de inmigración.

“Es vergonzoso y merece la condena de toda persona civilizada.

“Si la Administración Trump desea disuadir a los solicitantes de asilo, debería rechazar a los solicitantes en los cruces fronterizos. Esto violaría la ley estadounidense, así como los compromisos de los EE. UU. en virtud del derecho internacional y la Convención Sobre De Los Refugiados de 1951, pero al menos no estaríamos infligiendo más abusos contra los derechos humanos a los vulnerables solicitantes de asilo.

“Si la administración de Trump tiene la intención de cumplir con la ley de asilo estadounidense existente, existe una manera simple de evitar que los solicitantes de asilo “desaparezcan” en los EE. UU. como inmigrantes ilegales. Podrían usar grilletes electrónicos para hacer un seguimiento de los solicitantes de asilo, y permitir que trabajen mientras esperan la determinación de si califican para el asilo. Los padres podrían cuidar de sus hijos a un costo mínimo para el gobierno de los EE. UU.

William López, becario postdoctoral en la Escuela de Trabajo Social, fue coautor de una encuestas alud comunitaria de latinos en el condado de Washtenaw, Michigan, que mostró el impacto de una redada de inmigración en la comunidad. Dijo que las políticas de la administración continúan afectando negativamente a la comunidad, independientemente de su estado legal.

“Hemos visto grandes cambios en la comunidad latina en el condado de Washtenaw. La cantidad de miedo en la comunidad y los consecuentes cambios de comportamiento están en un nivel que nunca había visto en mi década trabajando con esta comunidad”.

“Usar la salud mental de los niños como una herramienta de negociación para obtener beneficios políticos es vergonzoso, especialmente viniendo del partido de valores familiares que dicen ser pro-vida”.

“Como estadounidenses, no deberíamos estar en el negocio de valorar los tipos de violencia de los cuales huyen las personas. Debemos aceptar a las personas porque sus vidas están en peligro, independientemente de la fuente. El que la violencia en Centroamérica esté influenciada por el consumo de drogas en los Estados Unidos, los violentos miembros de pandillas entrenados en cárceles estadounidenses previo a su deportación, y una economía agrícola desestabilizada por las restricciones comerciales de los Estados Unidos, deberían hacernos aceptar especialmente a aquellos que huyen de la violencia de estas pandillas, no menos”.

Fernanda Lima Cross, una candidata a doctorado en Psicología del Desarrollo cuenta con más de una década de experiencia trabajando con familias latinas inmigrantes. Su investigación se centra en la socialización étnico-racial, las experiencias de discriminación, la inmigración, y cómo el estado de la documentación de los padres afecta los resultados psicosociales y académicos de los niños. Dijo que los padres les brindan a sus hijos importantes mensajes de socialización para prepararlos para experiencias fuera del hogar derivadas de su condición de minoría.

“La forma en que los padres inmigrantes hablan con sus hijos sobre su cultura y los temas de raza y etnia les ayuda a desarrollar una identidad étnica más positiva, un mayor compromiso con la escuela y una mejor salud mental.

“El clima sociopolítico actual y las tensiones étnico-raciales en nuestro país hacen que los mensajes de los padres sobre el origen étnico de la familia sean aún más importantes para contrarrestar las representaciones negativas de los medios. Cuando se saca a los padres de la ecuación, a los niños solo les quedan mensajes negativos: que los inmigrantes son, en el mejor de los casos, indeseados y, en el peor, delincuentes. Esto es particularmente perjudicial para los adolescentes a medida que desarrollan su identidad y la noción de su lugar en el mundo “.

Señaló que incluso una separación a corto plazo es dolorosa.

“Además del enorme trauma asociado con la separación de sus padres, y sin saber qué pasará con ellos, es probable que estos niños experimenten altos niveles de discriminación y estigmatización. Tales experiencias definitivamente impactarán su desarrollo, llevando a resultados negativos de salud física y mental”.

Vía Michigan News

Servicio Técnico Computación y Telefonia

Deja un Comentario